MARCO CONCEPTUAL

Ecosistemas de humedal

Cuando se habla de ecosistemas de humedal, se hace referencia en general a aquellos sistemas intermedios entre ambientes permanentemente inundados y ambientes normalmente secos, en los cuáles la presencia de agua durante periodos bastante prolongados es un factor común, que genera alteraciones tanto a nivel de los suelos, como de las comunidades de microorganismos, fauna y flora (Scott & Carbonell, 1986; Scott & Jones, 1995).

Según la convención Ramsar, (Irán, 1971), los ecosistemas de humedal se entienden como “aquellas extensiones de marismas, pantanos y turberas, o superficies de agua, sean éstas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros”, definición adoptada para Colombia de acuerdo a la Política Nacional para Humedales Interiores de Colombia (Ministerio de Medio Ambiente, 2002).

Cuenca Hidrográfica

La cuenca hidrográfica es un territorio delimitado por la propia naturaleza, esencialmente por los límites de las zonas de escorrentía de aguas superficiales que convergen hacia un mismo cauce. En su conjunto la cuenca, sus recursos naturales y sus habitantes poseen condiciones físicas, biológicas, económicas, sociales y culturales que les confieren características que son particulares a cada una (Tapia, 1994). Físicamente, las cuencas representa una fuente natural de captación y concentración de agua superficial y por lo tanto tiene una connotación esencialmente volumétrica e hidrológica (CEPAL, 1994).

Según, el Decreto-Ley 2811 (1974) se define la cuenca hidrográfica como “el área de aguas superficiales o subterráneas, que se vierten a una red hidrográfica natural con uno o varios cauces naturales, de caudal continuo o intermitente, que confluyen en un curso mayor, que a su vez, puede desembocar en un río principal, en un depósito natural de agua, en un pantano o directamente en el mar”.

Una cuenca hidrográfica es un área que abastece de agua por la superficie o flujo subsuperficial a un sistema de drenaje dado o cuerpo de agua, ya sea un arroyo, río, humedal, lago o mar (World Bank, 2001). Las características del flujo del agua y su relación con la cuenca son un producto de las interacciones entre la tierra y el agua (geología, pendiente, régimen de lluvias, los suelos y biota), su uso y gestión. Una cuenca hidrográfica es la unidad básica de suministro de agua y el bloque de construcción básico para planificación integrada del uso de la tierra y el agua (Darghouth et al. 2008).

La cuenca hidrografica es considera como un recurso de uso común, que representan un componente importante para el desarrollo rural; definido por los vínculos hidrologicos donde la gestión optima requiere la utilización coordinada de los recursos naturales por parte de todos los usuarios. Las cuencas cubren variadas extensiones del territorio, que definen su categoria de manejo, ya que las pequeñas cuencas hidrográficas (microcuencas) conforman grandes cuencas hidrográficas (macrocuencas) que a su vez pueden llegar a estar anidadas en cuencas fluviales enteras (Kerr, 2007).

Se conocen otro tipo de cuencas denominadas cuencas hidrológicas,las cuales son más extensas e incluyen todo el área hidrogeológica subterránea que abarcan un manto acuífero. Cuando el relieve y fisiografía, tienen una forma y simetría diferente a la configuración geológica de la cuenca, se puede decir que existe una cuenca subterránea, que cambia la dirección del flujo subsuperficial para alimentar a otra cuenca hidrográfica, a ésta configuración se denomina cuenca hidrológica (World Vision., 2004, p.12).

Sistemas Socioecológicos (SSE)

Se entiende por sistema socio-ecológico (SSE) aquel sistema formado por un componente social (humano) en interacción con un componente ecológico (biofísico), donde el sistema como un todo es la existencia de importantes relaciones que la sociedad establece entorno a la naturaleza (Gallopín et al. 1989). Este tipo de sistemas pueden ser urbanos o rurales y definirse a diferentes escalas (espacio- temporales) que se consideran desde lo local a lo global (Gallopin, 2003).

Los sistemas ecológicos y las sociedades humanas intercambian bienes visibles y tangibles (recursos renovables y no renovables) y servicios intangibles (paisaje, recreación, etc.). Los cuales, no son más que una parte del ecosistema, que identificado en el espacio, alcanzan su expresión concreta en las denominadas unidades del paisaje (Berkes & Folke, 1998).

Un sistemas socioecológico es aquel en el cual las relaciones entre la sociedad y la naturaleza se manifiestan no solo como procesos biofísicos o sociales que se pueden hacer evidentes por separado, sino especialmente a través de interdependencia que denota la emergencia de proceso desarrollo y sostenibilidad, planteando el reconocimiento de las dinámicas entre las interacciones culturales que establecen los seres humanos y con los sistemas naturales, para comprender los conflictos de acceso, uso y distribución de los recursos que los sistemas naturales proporcionan para el desarrollo Según (Chapin et al. 2009). Cuando una comunidad, lleva a cabo la apropiación de los diferentes bienes y servicios ecosistémicos, dicha apropiación, presenta diversas formas de interacción con el ecosistema, cada una de las cuales impacta de manera distinta, generando una expresión territorial y espacial única que determina la configuración del paisaje (Sordá, 2008).

La dinámica de los sistemas socio-ecológicos emerge de tres atributos que determinan trayectorias futuras y son la resiliencia, la adaptabilidad y transformabilidad. Las características de los sistemas socioecológicos determinan su habilidad para adaptarse y beneficiarse provenientes de los cambios y complejidad (Holling, 1986).

Resiliencia

Forma para comprender las dinámicas no lineales que ocurren dentro de los sistemas, así como los procesos a través de los cuales los ecosistemas se auto-sostienen y persisten frente a perturbaciones y cambios. Hace referencia a las condiciones que presenta un sistema complejo alejado del equilibrio donde las inestabilidades pueden transformar al mismo para que presente otro régimen de comportamiento (Holling, 1973).

La resiliencia de los ecosistemas es la capacidad de un ecosistema de recuperarse de un disturbio o de resistir presiones en curso. Se refiere a los complejos procesos físicos y ciclos biogeoquímicos regenerativos que realizan los componentes bióticos y abióticos de un ecosistema —en un tiempo determinado— como respuesta para recuperar su estado anterior al efecto producido por el factor externo, y en esa medida tender al equilibrio (Chamochumbi, 2005.)

Capacidad de Adaptación

La capacidad de adaptación se considera como la disposición que tiene un sistema para prepararse a tensiones y/o cambios con antelación o ajustarse y responder a los efectos causados por las presiones (Smit, et al., 2001). El aumento de la capacidad de adaptación mejora la oportunidad de los sistemas para manejar rangos, variables y magnitudes de los impactos, permitiendo al mismo tiempo la flexibilidad para reelaborar enfoques (Engle, 2011). Dentro de un sistema la capacidad de adaptación influye en el máximo potencial para la implementación de ajustes sostenibles frente a la incertidumbre; esta capacidad se considera en un sistema como una propiedad crítica, ya que refiere a la disponibilidad de los recursos escasos para anticipar o responder a las tensiones percibidas o presentadas (Adger et al., 2007).

Transformación

La transformación es la cualidad de los sistemas para generar uno nuevo esencialmente, cuando las estructuras ecológicas, económicas o sociales hacen que el sistema actual sea insostenible. La transformación significa definir y crear nuevos escenarios de estabilidad mediante la introducción de nuevos componentes y adoptar nuevos atributos, cambiando así las variables de estado, y con frecuencia la escala, que definen el sistema (Walker et al., 2004)

Vulnerabilidad

Proceso en el cual la población y los ecosistemas se encuentran expuestos a riesgos; sufriendo deterioros o cambios de carácter temporal o permanente ocasionados por factores biofísicos y sociales. Los cuales, limitan o anulan su capacidad de respuesta frente a tal contingencia y presentan grandes dificultades para adaptarse al nuevo escenario al que se encuentra expuestos, como resultado de la materialización del riesgo. A su vez, considera la vulnerabilidad como un estado o interfase de exposición a amenazas del bienestar humano y la capacidad de los individuos y la comunidad para enfrentarlas (Ávila, 2008)

Servicios Ecosistémicos

Binning et al. (2001), afirman que los servicios ecosistémicos son aquellos que fluyen de los activos naturales o reservas de recursos naturales (suelo, agua, plantas, animales, atmósfera) para proporcionar al humano beneficios ecológicos, culturales y financieros. Son producto de las interacciones complejas entre las especies y de estas con los componentes abióticos.

Estos servicios cumplen el rol de mantener los activos naturales y soportar la producción de bienes y servicios por parte de la población, permitiendo la unión e interacción entre el ambiente y los bienes producidos por el humano. Si los activos naturales no se mantienen, se genera un impacto directo en su capacidad de proporcionar insumos para la producción, como consecuencia del decline de los servicios ecosistémicos (Binning et al., 2001; Fisher et al., 2009; EEM, 2003).

Así mismo, la prestación de servicios ecosistémicos es un tema poco entendido y su importancia no ha sido reconocida en mercados económicos, políticas de gobierno o en prácticas de manejo. El estudio de los servicios ecosistémicos, hace necesario el tener una visión holística, a escala del paisaje y ecosistemas, con el fin de analizar los procesos que ocurren en ellos, más allá de mirar y estudiar componentes individuales y aislados unos de otros (Binning et al., 2001, EEM, 2003).

Ricketts et al. (2004) señalan que a pesar de los enormes beneficios obtenidos de los ecosistemas, estos permanecen sin cuantificar o valorar, solo en pocas excepciones como el secuestro de carbono y flujos de agua, para los cuales se han dedicado enormes esfuerzos para valorarlos económicamente. Los autores señalan sin embargo, la importancia de otros servicios no considerados, como es el caso del servicio de polinización, para el cual afirman que 2/3 de las especies cultivadas en el mundo necesitan ser polinizadas por animales.

Es importante tener en cuenta que los bienes y servicios ecosistémicos son proporcionados a diferentes escalas espacio-temporales, por ejemplo, la regulación del clima y el almacenamiento de carbono ocurren a escala global, la protección contra inundaciones, formación del suelo, ciclado de nutrientes, tratamiento de residuos y polinización a escalas local y regional (De Groot et al., 2002).

La Evaluación sobre los Ecosistemas del Milenio – EEM (2003), clasificó los servicios ecosistémicos en cuatro categorías.

Servicios de aprovisionamiento: son los productos obtenidos de los ecosistemas que incluyen:

1. Alimentos y fibras
2. Combustible, madera
3. Recursos genéticos
4. Medicinas
5. Recursos ornamentales
6. Agua fresca (en este servicio se evidencia la unión entre servicios de aprovisionamiento y regulación)

Servicios de regulación: son los beneficios obtenidos de la regulación de procesos ecosistémicos, entre los que se incluyen:

1. Mantenimiento de la calidad del aire: los ecosistemas aportan y extraen sustancias de la atmósfera, influyendo en la calidad del aire.
2. Regulación del clima: los ecosistemas influyen en el clima tanto a nivel local, como global. A nivel local los cambios en la cobertura tienen efectos en la temperatura y precipitación. Globalmente por medio del secuestro o emisión de gases efecto invernadero.
3. Regulación de agua: la frecuencia y magnitud de la escorrentía, inundaciones y recarga de acuíferos está relacionada con el cambio de cobertura.
4. Control de erosión: la cobertura vegetal juega un papel clave en la retención del suelo y prevención de deslizamientos.
5. Purificación del agua y tratamiento de desechos: los ecosistemas ayudan a filtrar y descomponer desechos orgánicos.
6. Prevención de enfermedades humanas: los cambios en los ecosistemas pueden alterar directamente la densidad de patógenos y la abundancia de vectores.
7. Control biológico: el cambio en los ecosistemas puede afectar la prevalencia de plagas y enfermedades para los cultivos y ganado.
8. Protección contra tormentas: la presencia de ecosistemas costeros, como arrecifes de coral y manglares reduce dramáticamente el daño causado por huracanes y olas.

Servicios culturales: son los beneficios no materiales que las personas obtienen de los ecosistemas por medio del enriquecimiento espiritual, desarrollo cognitivo, reflexión, recreación. Estos se encuentran fuertemente ligados a los valores humanos y al comportamiento, por lo que las percepciones de estos servicios difieren entre individuos y comunidades. Entre esto se encuentran:

1. Diversidad cultural: la diversidad de ecosistemas es uno de los factores que influyen en la diversidad cultural.
2. Valores espirituales y religiosos: muchas religiones le asignan valores espirituales y religiosos a los ecosistemas.
3. Sistemas de aprendizaje: los ecosistemas influyen en los tipos de aprendizaje desarrollados por las diferentes culturas.
4. Valores educativos: los ecosistemas y sus componentes y procesos, proporcionan las bases para la educación formal e informal.
5. Inspiración: los ecosistemas proporcionan inspiración para el arte, folklore, símbolos nacionales, arquitectura.
6. Valores estéticos: muchas personas encuentran belleza y valores estéticos en varios aspectos de los ecosistemas, esto se refleja en el cuidado de parques y selección de lugares para construcción de viviendas.
7. Relaciones sociales: los ecosistemas influyen en el tipo de relaciones sociales que se establecen en culturas particulares, las sociedades pesqueras, por ejemplo, difieren de las agrícolas.
8. Sentido de pertenencia
9. Valores de herencia cultural
10. Recreación y ecoturismo

Servicios de soporte: estos servicios son necesarios para la provisión de todos los otros servicios. Difieren de los otros en que sus efectos en las personas son indirectos u ocurren en un período largo de tiempo. Entre estos se destacan:

1. Producción de oxígeno atmosférico
2. Producción primaria
3. Formación y retención de suelo
4. Ciclado de nutrientes
5. Ciclado de agua
6. Provisión de hábitat

 

 

Fuente: Proyecto Parque Distrital Ciénaga de la Virgen. Establecimiento Público Ambiental de Cartagena- EPA, 2015.